Newsletter
Newsletter
Newsletter

Blog Back

Cinco claves para tener el agua de piscina impoluta

La piscina es un acompañante que se disfruta en su máximo apogeo en verano. En España hay un millón de piscinas, de las cuales, un 6% son de comunidades de vecinos. Cuando empieza la temporada estival vienen los dolores de cabeza por el desuso de la temporada invernal. ¿Cómo hacer que nuestro agua esté y parezca limpia?

Clave 1. El pH.

La primera clave para conseguir un agua limpia, clara y no agresiva con la piel pasa por regular su pH. Un valor adecuado sería entre 7,2 y el 7,6 para tener la garantía de que el resto de medidas aplicadas funcionen de forma optimizada. Produsctos como las tabletas de cloro, electrólisis salina y oxigeno activo sirven para conseguir una apropiada desinfección del agua. Ante un pH del agua  elevado, los usuarios pueden sufrir irritación en la piel y los ojos, además de la consecuente disminución del efecto de los productos desinfectantes. A ello hay que sumarle incrustaciones calcáreas y aguas turbias. Si el pH es demasiado bajo, se incrementa el riesgo de corrosión, habrá un deterioro del vaso, con la consecuente irritación de ojos y piel.

Clave 2. Desinfección del agua.

El agua de la piscina puede ser el hábitat ideal para una gran variedad de vida microscópica. Es prioritario establecer un residual de cloro libre entre 0.5-1.0 ppm en el agua para que se mantenga desinfectada y pueda desinfectar, para evitar que se enturbie y que surjan algas. Son varios métodos los que nos ofrece el mercado como las tabletas de cloro, un aparato de electrólisis salina o con oxigeno activo. Una vez aplicados los productos, es preciso realizar un filtrado durante pocas horas, además de cepillar las paredes y el suelo de la piscina, y esperar 12-24 horas a que todas las impurezas se desincrusten. La adición de productos químicos debe realizarse siempre en ausencia de usuarios, por medidas de seguridad. El uso de un algicida de forma regular nos dará como beneficio la ausencia de las algas.

Clave 3. Prevención de algas.

Las algas son un elemento de cultivo ideal para hongos y bacterias y otras entidades agresivas y focos de enfermedades y desórdenes. El fuerte calor y la radiación de nuestro astro son ideales para su proliferación. El algicida debe estar servido junto con desinfectante, cloro o bromo, para aumentar su poder desinfectante.

Clave 4. Agua cristalina .

Un pH alto, filtración pobre, contra-lavados de filtros inefectivos y formación de algas, pueden tener como consecuencia un enturbamiento del agua. Un floculante aumenta el tamaño de las partículas para ser retenidas por el filtro, clarificando el agua y eliminando también los iones generados por la parte metálica del filtro.

 Clave 5. Cuidado del filtro.

Un filtro limpio maximiza el efecto desinfectante de los productos químicos. Un filtro descuidado provoca que la calidad del agua sea peor y aumenta el consumo de productos para el mantenimiento del agua. A ello hay que añadirle que aumenta la proliferación de vida microscópica que aparece en el agua. Realizar contralavados y limpiar y desinfectar la arena una vez al año antes del inicio de la temporada de baño, nos ayudará mantener el filtro. Una buena descalcificación del filtro (varias veces al año, si es necesario) y cada 5 años una sustitución del mismo, nos ayudará a disfrutar de un agua limpia y clara.
 

Cinco claves para tener el agua de piscina impoluta
Published: 30 Jun 2014
Share this post -

Let us call you!

DON'T MISS THE OPPORTUNITY TO FIND THE PROPERTY OF YOUR DREAMS

Subscribe and receive all the latest news and promotions from NOVA MALLORCA

We use cookies to ensure you get the best experience on our website Accept cookies More Info