Cómo decorar la mesa para una cena de verano

¿Estás pensando en montar una cena de verano?

No te pierdas como decorar la mesa en nuestro post de hoy!

Ahora que ya tienes tu finca rústica a punto porque no preparar una bonita cena de verano, o como dicen los mallorquines un buen “dinar a la fresca.” Las casas rústicas son perfectas para este tipo de cenas ya que solo el entorno hace que sean especiales. La naturaleza, los muebles vintage y ese ambiente mallorquín invitan a disfrutar de una noche única. Con todo esto solo faltan los pequeños detalles que aunque pequeños, no son menos importantes.

Aquí tienes 7 ideas para decorar la mesa:

  • Flores, una apuesta segura. Las flores son un “must have” en las cenas de verano. Utiliza flores naturales o secas (evita las de plástico).Vestirán tu mesa con elegancia y estilo. No hace falta complicarse mucho, dando un paseo seguro que encuentras lo que estás buscando. Unas simples ramas de buganvilia te vendrán de maravilla. No todo tiene que ser flores. Intercala ramas y verde y conseguirás ese toque rústico que tan bien le va a tu finca.

    Ojo, si optas por las flores naturales colócalas en el último momento. Asegúrate que están frescas cuando lleguen los invitados! 

  • Luces.  Bombillas, lamparitas, globos de papel, velas, todo vale en una cena de verano. Una buena iluminación, sencilla pero vistosa, creará un lugar mágico. Puedes utilizar solo un tipo de iluminación  o mezclar varias. No tengas miedo, en el caso de las luces combinar varios estilos queda fenomenal. Otra gran idea, que puedes hacer tú mismo, es rellenar saquitos con arena y una vela. Un DIY fácil y barato. Eso sí, toda la iluminación debe ser cálida. Evita luces muy blancas y artificiales.  
  • Aprovecha la naturaleza, sin duda tu mejor aliado. Puedes usar los árboles o ramas secas para colgar las luces. Intercala las bombillas entre las ramas o cuelga tiras de luces de un punto a otro. La darán a la mesa un reflejo de luz muy especial, ideal para una finca rústica.  
  • Frutas como decoración. Limones, naranjas e incluso racimos de uvas se convierten en un elemento diferente de decoración para las mesas de verano. Colócalos en jarrones, cestos, o entrelazados con las flores y ramas. Le aportarán frescor a la mesa!  
  • Sí a los colores. Los colores son un acierto… es verano! Mezcla tonalidades pero tampoco te pases, tres colores suele ser el máximo. Los colores cálidos y vibrantes como el rojo o naranja son una buena opción en estos casos. Los azules también suelen estar entre los elegidos. Combínalos con las flores y los centros de mesa y asegúrate que están en la misma línea.
  • Mantelería mallorquina. Las telas de lenguas, unos tejidos teñidos a mano de colores vivos y formas geométricas, son típicos de la isla. Se utilizan mucho como mantelería y para una cena de verano no se me ocurre nada mejor. Ahora mismo solo quedan tres talleres que fabrican estas telas de manera artesanal y estos están en Pollensa, Santa María y Lloseta. Toda una joya de la decoración!  
  • Cestos y cajas. Los cestos de mimbre o paja, al igual que las cajas de madera, son algunos de los elementos más utilizados en la decoración. ¿Por qué? Porque van con todo. Puedes rellenarlos con flores, velas, frutas, pan… Rústico y útil, que más se puede pedir!

Ahora no solo tienes una finca rústica perfecta. También tienes una mesa única y estilosa para pasar la mejor noche de verano. A disfrutar!!